7 enero 2015 Bioficha

Las libélulas, unos insectos fascinantes

Al parecer, las libélulas habitan nuestro planeta desde antes de que aparecieran los primeros dinosaurios, y es que el fósil más antiguo encontrado que prueba su existencia pertenece al periodo Carbonífero, es decir, hace unos 320 millones de años. Hoy en día siguen con nosotros conviviendo y volando de aquí para allá, aunque hasta que no alcanzan la fase adulta pasan la mayor parte de su vida como larvas bajo el agua.

Aún así, nos acercamos hoy a conocer unos de los insectos más fascinantes del mundo, unos de los más grandes y espectaculares y unos de los más coloridos. Las libélulas se caracterizan por sus enormes ojos multifacetados, por sus dos pares de alas transparentes y por su alargado abdomen. Su hábitat natural suele encontrarse cerca de los lagos, ríos, charcos o tierras pantanosas, ya que tal y como hemos comentado anteriormente las larvas permanecen bajo el agua. Aún así, muchas libélulas pueden llegar a elegir otros sitios para vivir, como bosques, caminos o prados.

A diferencia de lo que pueda parecer, no es una especie que pique a los humanos y, de hecho, gracias a que se alimentan principalmente de mosquitos, moscas y otros pequeños insectos como abejas, polillas y mariposas, suelen ser valiosas a la hora de controlar las poblaciones de estos transmisores de enfermedades. En el mundo se han identificado un total de 5.700 especies, la mayoría viviendo en los trópicos. En Europa podemos encontrarnos unas 120 especies y, en la Península Ibérica, unas 77.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-白士 李

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *