14 octubre 2010 Curiosidades, Noticias, Salvajes

delfines-costarica
Un reciente estudio científico, publicado en la revista Ethology, ha demostrado que especies distintas de delfines pueden comunicarse con un lenguaje común, a pesar de que cada especie tenga la propia.

Todo ello ha sido observado en el reencuentro de los delfines nariz de botella y el delfín Guyana, dos especies lejanamente emparentadas, que se producía a menudo en las aguas frente a Costa Rica.

La bióloga Laura May-Collado, de la Universidad de Puerto Rico, en San Juan, hizo el descubrimiento mientras estaba estudiando los delfines que nadaban en la reserva natural de Gandoca-Manzanillo, en la costa caribe sur de Costa Rica.


A modo de recordatorio, los delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) son más grandes y miden hasta 3,8 metros, con una extendida aleta dorsal. En cambio, los delfines Guyana (Somalia guianensis) son más pequeños, midiendo unos 2,1 metros de largo y tienen una aleta dorsal de menor dimensión y una nariz larga.

Aunque ambas especies emiten sonidos únicos, los delfines nariz botella emiten llamados largos y de baja frecuencia. Por contraste, los delfines Guyana se comunican normalmente utilizando silbidos de alta frecuencia que tienen su particular y propia estructura.

Pero, en el momento en que se reúnen, lo fascinante es que cambian la forma en que se comunican y comienza a utilizar un lenguaje intermedio. Normalmente durante el encuentro de las dos especies emiten llamados de frecuencia y duración intermedias, asequibles para ambas especies.

Aún no está del todo claro qué es lo que sucede durante el encuentro de estas dos especies, pero se ha observado claramente que los delfines modifican sus comunicaciones en presencia de otras especies.

“Me sorprendieron estos hallazgos, ya que esperaba que ambas especies enfatizarían, quizás hasta la exageración, su particular sistema de señales”, explicó la doctora May-Collado.

“En vez de eso, las señales grabadas durante estos encuentros se hicieron más homogéneas. Esto fue un descubrimiento que me entusiasmó”, agregó la bióloga.

De momento, la doctora Collado-May no tiene del todo claro si ambas especies están tratando de cambiar la forma en que se comunican o si es una de las dos especies tratando de sonar como la otra.

A pesar de este hallazgo, se sabe que los delfines tienen una extraordinaria habilidad para cambiar sus sonidos cuando se intentan comunicar con otros individuos.

Vía | BBC Mundo

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 octubre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *