29 abril 2008 Curiosidades, Flora, Noticias

Las plantas tienen una dignidad y un valor moral
La Comisión Federal de Ética para la Ingeniería Genética en el Campo no Humano (CENH), opina que, al igual que los animales, las plantas tienen una dignidad y un valor moral.

Si las plantas y los animales no siguieron la misma evolución, las diferencias biológicas que les distinguen son, sin embargo, mucho menos grandes de lo que parece“, explica Jürg Stöcklin, profesor de Botánica de la Universidad de Basilea (Suiza).

“Por supuesto, las plantas son sedentarias, sus sistemas de nutrición y de crecimiento se distingue de los nuestros, se reproducen de otro modo y a menudo por la vía de la clonación. Esto no impide que sus lazos de parentesco con los animales sean muy importantes, tanto por su estructura como por los procesos y la complejidad de sus células“, recuerda el investigador.

Las especies vegetales y animales comparten tres mil millones de historia común como organismos monocelulares. Hace “sólo” 700 millones de años las especies vegetales comenzaron a diferenciarse según el plan de su organización, pasando a convertirse en organismos pluricelulares.

“Las plantas no poseen un sistema nervioso como el nuestro y, hasta ahora, las considerábamos como organismos autónomos y pasivos. En realidad, disponen de una capacidad perceptiva ultrasensible e interactúan de manera compleja con las señales exteriores. Están en condiciones de reaccionar a la luz, a las estimulaciones mecánicas y hasta al estrés sentido por otras plantas”, subraya Jürg Stöcklin.

Stöcklin piensa que desde el punto de vista biológico, pero también porque el conocimiento del mundo vegetal aún es limitado, la unicidad del reino animal no puede considerarse superior a la de los vegetales.

Las autoridades federales encargaron a la Comisión el examinar el concepto de “dignidad de la criatura”, según recoge la Constitución Federal desde 1992 donde se introdujo un nuevo artículo sobre el patrimonio genético. En el Art. 120 consagrado a la ingeniería genética en el campo humano, las autoridades federales pueden legislar en temas de patrimonio germinal y genético de los animales, los vegetales y otros organismos. En este campo se tendrá que tener en cuenta la dignidad de la criatura, un concepto claramente definido con vistas a la adopción de nuevas leyes y ordenanzas en la materia.

Vía | swisinfo

Comentarios

1 comentario
  • Beethak

    Este tipo de iniciativas quizás ayuden a destruir la brecha que esconde este cuestionamiento (en mi consideración) necesario para aprender a relacionarse y entender de mejor manera no sólo nuestra propia existencia, sino también la co-existencia con el mundo que nos rodea.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *