22 junio 2016 Salvajes

Jirafa

Sobre los animales albinos ya hemos hablado en más de una ocasión. Se trata de ejemplares comunes, pero con una pigmentación de la piel algo especial. De hecho, nuestros ojos los ven completamente blancos. Sin embargo, el caso del que queremos hablar hoy no es exactamente así. Ha sido en Kenia donde se ha descubierto a una jirafa que, con el paso de los años, va perdiendo color.

Los científicos que estudian al especimen han llegado a la conclusión de que sufre de vitíligo, una enfermedad que provoca una pérdida progresiva de los pigmentos de la piel. La degeneración de las células encargadas de producir y mantener el pigmento de la piel estarían teniendo consecuencias bastante curiosas en la piel del ejemplar, dando un resultado que ya ha llamado la atención de expertos de todo el mundo.

Tal y como se ha confirmado, los efectos del vitíligo aumentan con los años y no atacan a toda la piel a la vez. Sin ir más lejos, se desconoce la procedencia de la enfermedad, aunque algunos han afirmado que podría tratarse de una infección. Afortunadamente, la jirafa vive en una reserva y no en una zona salvaje, donde podría ser presa fácil de los depredadores. Un primer caso de vitíligo que puede mantenerse a salvo.

El caso de esta jirafa es único en el mundo y, aunque muy parecido a otro, lo cierto es que es digno de estudio. Los científicos ya están trabajando con el fin de intentar encontrar una solución al problema, aunque por el momento los trabajos no han dado sus frutos.

Vía | New Scientist
Foto | Pixabay – emmess

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *