30 abril 2008 Flora, Medio Ambiente, Noticias, Peligro de extinción

Bosque de Canadá
En la región canadiense de la Columbia Británica una invasión de escarabajos de pino de montaña; están pasando de ser un arma contra el efecto invernadero a una fuente de CO2, según publica la revista “Nature”.

Al avanzar el calentamiento global, el hábitat del coleóptero se ha hecho más extenso, resultando que ahora se encuentra en lugares que antes resultaban difícil encontrarlos.

El investigador y miembro del Canadian Forest Service, Werner Kurz, informó que los escarabajos dañan el ciclo del carbono con lo que pueden terminar con la existencia del árbol sobre el que vivan.

Esta circunstancia produce que el CO2 aumente porque los árboles que mueren dejan de asimilar el carbono de la atmósfera para producir oxigeno. Además los en los árboles muertos comienza la descomposición y se libera dióxido de carbono a la atmósfera. La invasión del escarabajo afecta a un área de 130.000 kilómetros cuadrados y su impacto vegetal tiene una incidencia variable, de unos pocos árboles muertos por hectárea al 80 o 90% por hectárea.

El estudio le da una relevancia importante a los insectos en el ciclo del carbono de los bosques y, como consecuencia, su influencia en el calentamiento climático.

Los estudios sobre los efectos del cambio se habían centrado en los efectos de los incendios; Kurz refiere el peligro medioambiental que supone que los bosques de Norteamérica dejen de asimilar el CO2 y pasen a contribuir al efecto invernadero.

Vía | la opinion de tenerife

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *