22 abril 2015 Medio Ambiente, Noticias

Tierra

Hoy se cumplen 45 años desde la proclamación del primer Día de la Madre Tierra, un hito en el calendario con el que nos hace reflexionar sobre el futuro y presente del planeta, sobre cómo los seres humanos lo estamos tratando, pero sobre todo, para concienciarnos de la necesidad de proteger el medio ambiente.

Un convencimiento que llevó a John F. Kennedy en 1962 a dar forma a este Día conmemorativo, gracias a los esfuerzos del senador Gaylord Nelson, que logró que el presidente visitase diversos parques nacionales de Estados Unidos para que su figura sirviese para divulgar y concienciar a la población de dicho país de que el medio ambiente debía ser protegido. De esta forma, quedó instaurado este día y desde entonces se ha venido repitiendo ininterrumpidamente, integrando cada vez a más países del mundo.

En este año, se han querido destacar los varios objetivos, aunque es imposible sentir que se están convirtiendo en una especie de mantra sobre el que hay poco interés estatal por llegar a cumplir. El primero es el desarrollo sostenible, que cada vez se va imponiendo como una necesidad ante la evidencia de que el mundo y los recursos naturales no dan más de sí. También se busca la implicación de los ciudadanos y evidenciar que es necesaria la firma de un tratado y que este se cumpla, al contrario que lo ocurrido con el de Kyoto.

Al final, el planeta Tierra es donde vivimos todos los seres humanos y el resto de seres vivos, y es nuestro deber conservarlo y cuidarlo. De hecho, casi me atrevería a decir que sería conveniente ver al planeta como un ser vivo más, tal y como sostienen algunas corrientes de pensamiento al definirlo como Gaia (Madre Tierra), para darnos cuenta de que no lo estamos tratando bien y que nos estamos limitando a explotarlo sin ningún tipo de miramiento ni consideración.

Vía | ONU
Fotografía | Wikimedia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *