9 junio 2017 Domésticos

Perro

Aunque manejarlas no nos guste mucho, las heces de los animales son una fuente de información extremadamente grande para nosotros. De hecho, gracias a ellas podemos obtener mucha información de cómo están las mascotas, incluyendo la presencia de enfermedades. Y es de esto último de lo que vamos a hablar. Las heces pueden servir para saber si nuestro perro está sano o no. Vamos a descubrir cómo realizar esta operación.

Por lo general, si los animales comen en condiciones, es decir, tienen una alimentación adecuada, las heces deberían ser pequeñas, no frecuentes, y sin una consistencia ni blanda ni dura. Tampoco tienen por qué ser olorosas. Si la materia fecal se desvía de estas características, es posible que el perro tenga algún problema de salud. Aunque sea pequeño. Estos mínimos inconvenientes se deberían poder solucionar con algunas modificaciones en sus hábitos.

Hay problemas más graves que también se pueden detectar gracias a las heces. Comprobad siempre que en las mismas no haya sangre ni mucosas. Que tengan un color uniforme, sin ser demasiado claras o demasiado oscuras. Por supuesto, la materia no debería tener restos de huesos o plásticos, entre otros elementos. Estos podrían provocar problemas en su cuerpo, incluyendo heridas en el interior.

Por último, un consejo adicional: si tenéis alguna duda acerca de la alimentación, consultadlo con vuestro veterinario. Será el especialista que sabrá daros los mejores consejos acerca de la salud de la mascota y, sobre todo, de lo que tenéis que hacer en el caso de observar algún tipo de inconveniente.

Vía | Healthy Pets
Foto | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *