17 julio 2009 Curiosidades, Noticias, Salvajes

Chita o Guepardo

En pocos segundos, tras unos pocos pasos, el chita o guepardo comienza una fascinante carrera, catapultado a por lo menos 104 kilómetros por hora, convirtiéndose en el animal más veloz de la tierra. Ahora, científicos del Colegio Real de Veterinarios del Reino Unido, provistos de cámaras de video de última generación, intentarán desentrañar el misterio de tal hazaña atlética. El estudio, que se está realizando con guepardos norafricanos en el Zoológico ZSL Whipsnade en Inglaterra, consiste en incitar a los animales a correr tras porciones de pollo atados de una cuerda, grabarlos en video de alta velocidad y luego analizar los movimientos.

Los investigadores desean comparar los resultados con un estudio similar que se realizó con perros galgos, aunque para llegar a las primeras conclusiones están tratando de disminuir la velocidad de los chitas, dado que los galgos “apenas” alcanzan los 60 kilómetros por hora y desean ver los desplazamientos de ambas especies a velocidades similares. Los guepardos -igual que sus parientes, los gatos domésticos-, no resisten la tentación de perseguir una cuerda, sobre todo si de esta cuelga alimento. Pero la carrera es demasiado veloz para las expectativas de los científicos.

En el hombre se cree que la velocidad máxima está limitada por la fuerza de sus piernas. El atleta Usain Bolt logró un promedio de 37 kilómetros por hora al recorrer los 100 metros en 9,69 segundos. En los galgos se cree que su limitación tiene que ver con la velocidad con que los canes pueden mover sus patas. La ciencia todavía no sabe los motivos por los que el guepardo es tan veloz.

El profesor Alan Wilson, jefe del la investigación, afirmó que tal vez se deba a la flexibilidad de su columna, o sus omóplatos, o quizás es que extienden las patas más que el resto de las especies. Esta es una primera etapa del estudio, pues si bien lograron detectar que la máxima velocidad desarrollada por un chita es de 104 kilómetros por hora, se sabe que en su hábitat natural es más veloz, por lo que se intentará un estudios de similares características en plena naturaleza. Estaremos atentos a los resultados.

Vía | BBC

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *