26 enero 2017 Medio Ambiente

grefa

Las acciones de los grupos ecologistas constituyen uno de los principales focos de ayuda que recibe el mundo natural frente a la acción del ser humano. Ya sea desde la reivindicación activa de medidas de protección o la acción directa, estos grupos consiguen mitigar de algún modo las acciones del ser humano sobre la naturaleza. Grefa es una de las agrupaciones españolas más activas y cuyos planes de acción son más directos, ya que gran parte de su labor pasa por atender y curar a los animales salvajes que llegan hasta sus instalaciones.

Grefa ha desvelado que en el periodo correspondiente a 2016 atendió a un total de 5.244 animales, a los que curó de distintas dolencias y afecciones. Una cifra que se incrementa hasta los 5.600 si se tienen en cuenta a aquellos que llegaron muertos y a los que se les practicó necropsias para esclarecer los motivos de su fallecimiento. Un volumen de actuaciones que se resume en 14 intervenciones diarias a lo largo del año pasado.

Una labor que es fruto del trabajo desinteresado de los voluntarios y los miembros de Grefa, ya que según denuncia la agrupación no reciben ayudas institucionales por parte de la Comunidad de Madrid. “Mientras tanto va a más la falta de apoyo a nuestra labor por parte de los organismos de la Comunidad de Madrid encargados en teoría de velar por la vida silvestre, a pesar del servicio que una ONG como la nuestra presta al hacernos cargo del rescate y atención de la fauna salvaje más necesitada de la región, incluidas a menudo especies catalogadas como amenazadas”, denuncia Fernando Garcés, secretario general de GREFA.

La prioridad es devolver a su hábitat natural a la fauna que atendemos, una vez que vuelve a alcanzar las condiciones idóneas para la vida en libertad”, indica Garcés. De los 5.244 ingresos de animales, 4.687 correspondieron a aves, 350 a mamíferos, 198 a reptiles y 9 a anfibios. Las causas para su ingreso son diversas, pero tienen en común que están causadas de una forma u otra por el hombre. “Venenos, cazadores desaprensivos, electrocuciones o colisiones con tendidos eléctricos, atropellos, trampas y transformaciones del entorno” son solo algunas de ellas.

Fuente | Grefa

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *