23 diciembre 2015 Salvajes

gorrion

Las votaciones para la elección del Ave del Año de 2016 han tenido como ganador indiscutible al gorrión común (Passer domesticus). Un pájaro común con el que conviven día a día millones de personas, muchos de ellos ajenos completamente a estas pequeñas y simpáticas aves. En total se han registrado más de dos mil participantes en esta votación en la que ha tenido que elegir entre tres candidatos con problemas de conservación: gorrión común, sisón y alimoche.

A lo largo de 2016, SEO/BirdLife organizará diferentes acciones con el objetivo de dar visibilidad al gorrión común y la importancia que tiene su conservación. A pesar de que es un ave muy extendida a nivel global, sus poblaciones están experimentando un declive continuado a lo largo de los últimos años. “En España, los análisis indican una caída de más de un 10% respecto a 1998 pero en otros puntos, como es el caso de Londres o Praga, su ausencia resulta preocupante. Las causas del declive no son claras. Entre otros factores, se asocia a la intensificación agraria, el aumento del uso de pesticidas en zonas cercanas a los núcleos urbanos rurales, eliminación de puntos de nidificación o la contaminación”, señala SEO/Birdlife.

gorrion

“Diversos estudios destacan los beneficios de su presencia en nuestras sociedades: ayudan a controlar plagas, dispersan semillas y son un excelente indicador de nuestra calidad ambiental” destaca SEO/Birdlife. A esto se puede añadir que el gorrión resulta un ave muy gratificante de observar, ya que es lo suficientemente atrevida como para acercarse a los seres humanos con sus peculiares y característicos saltitos en su eterna búsqueda de comida. Este atrevimiento hace que cualquiera pueda observarlos con detenimiento y disfrutar de un pedazo de la vida salvaje en la ajetreada ciudad.

Un ejemplo de la importancia de los gorriones para la sostenibilidad lo podemos encontrar en China de los años 30 donde se exterminó más de dos millones de ejemplares de gorrión común, ya que se comían el arroz y otros cereales. Las consecuencias de estos actos fueron que al año siguiente la producción de estos alimentos sufrió un descenso de casi el 50%, por lo que tuvieron que comprar a la unión soviética ejemplares para reintroducirlos. Esto demuestra que los cambios que producimos en el entorno tienen sus consecuencias, aunque no nos demos cuenta de ellos.

La elección del Ave del Año es una “tradición” por parte de SEO/Birdlife que remonta sus orígenes hasta 1988. Detrás de esta iniciativa se esconde una denuncia sobre la situación del ave elegida o la del entorno en el que habita, de forma que gane relevancia a nivel público e institucional, con la intención de que se trabaje en busca de la solución a los problemas de dicha especie.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Janofonsagrada, Carlos de Soto Molinari.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *