2 febrero 2016 Salvajes

Gibones

La primera vez que escuchamos hablar de los gibones nos comió la curiosidad, más que nada porque se referían a ellos como monos acrobáticos. Ya conocemos, en mayor o menor medida, que la mayoría de especies de monos están continuamente de un lado hacia otro. Sin embargo, en este caso tenemos que hacer una especial mención al hecho de que los animales apenas tocan el suelo. Casi nunca.

Los gibones son mamíferos acrobáticos que se pueden encontrar en algunas de las selvas más populares del sur de Asia. Están tan adaptados a la vida en los árboles que no suelen tocar el suelo. Se podría decir que siempre están en el aire. Para asegurar que no sufrirán accidentes graves, tienen manos en forma de gancho que les permiten agarrarse con firmeza a los diferentes árboles. Además, los brazos son extremadamente largos, por lo que pueden transportarse con facilidad.

La velocidad que pueden alcanzar los gibones es sorprendente: hasta 56 kilómetros por hora. Incluso pueden saltar espacios de hasta 15 metros. Si se ven obligados a andar, lo harán sobre sus dos patas traseras.

Actualmente existen 15 especies de gibones, la mayoría de las cuales se pueden encontrar desde el noreste de la India hasta el sur de China. Se les caracteriza por no tener cola, aunque sí poseen un pelaje extenso con varias tonalidades. Algunos ejemplares poseen marcas blancas en la cara, las manos y los pies. Respecto al tamaño, tenemos que fijarnos especialmente en los Siamang, los cuales pueden llegar a crecer hasta alcanzar los 13 kilogramos.

Gibones

Mencionar que estos animales se alimentan de los abundantes árboles frutales que pueden encontrar en su escenario. Aunque su fruta favorita son los higos, también toman hojas e insectos.

Por último, comentar que los gibones son monógamos y viven en grupos familiares con una pareja adulta y crías jóvenes. Se asemejan bastante a las familias humanas, protegiéndose entre sí e incluso realizando actividades de ocio.

Lamentablemente, el futuro de la especie no es demasiado halagador: están entre los primates con mayor peligro de extinción. Esto significa que el número de ejemplares vivos es poco numeroso. Normalmente son capturados y vendidos como mascotas, o asesinados para ser usados en la medicina tradicional. Una mala noticia.

En todo caso, los gibones nos parecen primates sorprendentes y muy curiosos, con habilidades y comportamientos que darían para varios libros. Y a vosotros ¿qué opinión os merecen?

Vía | Enchanted Learning
Fotos | Wikimedia Commons – MatthiasKabel | Wikimedia Commons – Matthias Trautsch

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *