29 octubre 2014 Salvajes

avutarda

Resulta muy llamativo como determinadas especies hacen uso o son resistentes a compuestos tóxicos para otras tantas o los seres humanos. En el caso de la avutarda (Otis tarda), parece que un compuesto químico extremadamente tóxico para otras especies es una de las claves para su éxito reproductivo.

Las avutardas ingieren este compuesto, cantaridina, a través del consumo de coleópteros ricos en dicha sustancia. De hecho, parece que estas especies son seleccionadas por encima de otras a la hora de alimentarse. Esto se debe a dos motivos: eliminar parásitos internos y mejorar la apariencia, lo que llevaría a los machos de la avutarda a consumir esta sustancia activamente, sobre todo en la época reproductiva.

La investigación sobre el consumo de este compuesto ha sido llevada a cabo por el departamento de Ecología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Al parecer, la cantaridina ayudaría a los machos a mejorar su estado físico durante la época de celo, momento en el cual se invierten muchas energías y la competencia con otros machos supone un desgaste general. Esta sustancia ayudaría a mitigar dicho impacto y mejora la salud.

El éxito reproductivo estaría justificado ya que las hembras son más proclives a aparearse con machos sanos, algo que estos últimos demuestran enseñando activamente la cloaca donde las hembras pueden apreciar si hay parásitos o no. Este comportamiento demostraría que esta especie es capaz de medicarse para mejorar su salud y su éxito reproductivo. Este es un comportamiento bastante insólito y único que hasta la fecha no se había apreciado en otras especies animales.

Vía | ABC
Fotografía | jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *