17 marzo 2016 Curiosidades, Medio Ambiente

pet

La capacidad de la naturaleza para que las especies se adapten al entorno es algo sobrecogedor. Hasta ahora el plástico resultaba un producto que era incapaz de ser asimilado por ninguna criatura. Desde su masificación como material, este ha supuesto uno de los grandes desafíos para el medio ambiente, ya que su lenta degradación abarca periodos de 100 a 1000 años. A diferencia de los materiales orgánicos, no existía sobre la faz de la tierra un ser que se pudiese alimentar de ellos y hacerlos desaparecer…hasta ahora.

Un grupo de científicos han descubierto una bacteria capaz de alimentarse y procesar los plásticos de tipo PET, que suponen el 16% de la producción total de los plásticos fabricados a nivel mundial. La Ideonella sakaiensis supone todo una incógnita a nivel evolutivo, ya que el PET únicamente existe desde hace 70 años, por lo que esta bacteria ha tenido que evolucionar para adaptar su consumo a este material en un tiempo récord.

La bacteria ha sido encontrada en un vertedero de PET, un lugar donde se habría adaptado al entorno para poder aprovecharse de él y poder alimentarse de un recurso abundante por el que no había otros competidores. La Ideonella sakaiensis posee dos genes que le permiten procesar y comer este plástico, transformando el PET a un compuesto intermedio que es aquel que la bacteria es capaz de utilizar como alimento.

Este descubrimiento abre nuevas vías para el reciclado y la eliminación de residuos. Con nuevas investigaciones, quizá se puedan replicar las encimas que usa la Ideonella sakaiensis para poder acabar con otros tipos de plásticos y poder poner fin a estos problemas.

Fuente | El País
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *