21 noviembre 2015 Domésticos, Enfermedades

Gatos

Dicen las malas lenguas que las personas, conforme se van haciendo ancianas, dejan de soportar diferentes tipos de situaciones. Se hacen mucho más sensibles a los momentos más tensos, llegando incluso a provocar una explosión de nervios. Pues bien, podríamos decir que algo similar le sucede a los gatos. Cosa que se confirma cuando le echamos un vistazo al estudio realizado por el Journal of Feline Medicine and Surgery. Según el diario, los animales de esta especie tendrían malas reacciones al escuchar sonidos agudos como las llaves o la aspiradora.

La “dolencia”, en el caso de que se le pueda llamar así, recibe el nombre de “Síndrome de Tom y Jerry”. De hecho, los síntomas irían mucho más allá de los simples nervios, produciendo también tirones musculares, pérdida de conciencia e incluso epilepsia. Este tipo de acciones se realizarían dependiendo del nivel del ruido: cuando más alto, más grave y, por lo tanto, más dolores físicos y psicológicos.

Debemos tener en cuenta el curioso caso de los ratones, animales que se comunican en base a una frecuencia ultrasónica que pueden escuchar los propios gatos y que, por supuesto, les atormenta. De hecho, cuando estas mascotas son ancianas perciben mejor los ruidos comentados, llegando al momento incluso de afectar gravemente a su salud.

El llamado Síndrome de Tom y Jerry afecta sobre todo a los gatos con más de 15 años de edad, mostrándose más sensibles a los ruidos agudos. Si le ocurre a vuestro gato, os recomendamos situarlos en lugares tranquilos, con la menor cantidad de sonidos, sin importar el tipo o la intensidad.

Vía | Science
Foto | Wikimedia Commons – Luis García

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *