7 febrero 2017 Noticias

Happy Animals Club

Afortunadamente, existen refugios de animales en gran parte de zonas del mundo. Aunque, eso sí, muchos de ellos sufren carencias económicas que tampoco los convierten en los mejoers lugares del planeta. Se hace lo que se puede, está claro. Por supuesto, hay personas que realizan sus propios esfuerzos individuales que les permitan mantener a los animales en el mejor estado posible.

El protagonista de esta historia es un niño, Ken, que comenzó ayudando a los animales de la mejor manera posible: alimentándolos. Sin embargo, un tiempo después pudo montar su propio refugio de mascotas provisional. En un garaje de su casa. Eso sí, actualmente, y gracias a las donaciones de los voluntarios, ha podido establecer un espacio propio donde los animales son bienvenidos y cuidados de diferentes formas.

Ahora mismo el niño es el responsable del Club de los Animales Felices, Happy Animals Club, instalación ubicada en Matina, Davao del Sur, en la isla de Mindanao. Actualmente da cobijo a más de 60 perros y gatos, algunos de los cuales todavía se están recuperando. De hecho, sigue recibiendo donaciones.

El Club de los Animales Felices tiene ahora mismo un espacio de 1.000 metros cuadrados en el que los animales pueden estar como si fuera su propia casa. Un proyecto nacido del amor de un simple niño que, un día, quiso cuidar a los animales. Algo a destacar, teniendo en cuenta que la mayoría de pequeños no se propone esa idea.

Está claro que esta historia no se ve todos los días. No obstante, todos podemos colaborar con el fin de ayudar a los animales. Un pequeño grano de arena puede llegar a hacer una montaña.

Vía | Facebook – Happy Animals Club

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *