24 abril 2016 Curiosidades

Hospital

Normalmente, los hospitales no permiten el acceso de animales debido a que estos pueden llevar consigo algunas enfermedades o suciedad que podría afectar a los pacientes. Un problema al que se tienen que enfrentar muchas personas, viendo cómo sus amigos caninos no pueden acompañarles en sus peores situaciones. Sin embargo, el Hospital Juravinski, situado en Canadá, ha puesto en marcha una nueva e interesante medida: las mascotas pueden entrar para estar con sus dueños.

El hecho daba lugar tras un suceso bastante curioso: uno de los pacientes, unos días antes de fallecer, solicitaba poder ver a su perro para poder pasar con él lo que le quedaba de vida. El chio, diagnosticado con el Linfoma de Hodkin, pudo estar con su mascota gracias a la colaboración de su tía Donna Jenkins, quien consiguió introducir al canino dentro de las instalaciones sin que el personal médico lo supiera. De hecho, la solicitada visita le produjo una mejora de salud a consecuencia de una curiosa subida de defensas.

Antes del fallecimiento, el chico solitaba a su tía que hiciera todo lo posible para que las mascotas pudieran estar con los respectivos dueños en momentos parecidos a los que estaba él. Ni corta ni perezosa, se creaba la asociación Zachary’s Paws for Healing, cuya ayuda servía para que el hospital que nos ocupa permitiera la entrada de mascotas. De esta forma, ya son varias decenas de pacientes los que pueden compartir su tiempo con sus adorables animales.

Recordemos que en algunas zonas de España se están intentando implementar medidas parecidas, aunque todavía sin éxito. Las asociaciones de animales trabajan para que los mismos puedan acceder a lugares como el autobús o a determinados tipos de establecimientos. En cualquier caso, estaremos atentos ante lo que ya se ha considerado como una evolución muy notable.

¿Qué pensáis vosotros? ¿es lógico que los animales puedan entrar en los hospitales? ¿se debería permitir esta posibilidad a todos los enfermos?

Vía | The Huffington Post
Foto | Pixabay – stux

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *