30 marzo 2008 Curiosidades, Salvajes

mimicoctopus.jpg
Muchos cefalópodos son hábiles en el arte del camuflaje, imitan con precisión objetos estáticos como rocas, corales o algas. Hay una excepción, el calamar del Caribe (Sepioteuthis sepioidea) consigue una imitación dinámica. Se disfraza de pez-loro para pasar desapercibido entre un banco de peces-loro. Este más bien se trata de un camuflaje de fondo, aunque el objeto imitado tenga la particularidad -nada desdeñable, por la complicación que le supone al imitador- de moverse. Era el único caso conocido de imitación dinámica entre cefalópodos hasta que en 1998 se descubrió en las costas de Sulawesi (Indonesia) un curioso pulpo, el pulpo imitador o mimo (Thaumoctopus mimeticus o mimicus).

Este peculiar pulpo controla cada uno de sus ocho tentáculos por separado, como si tuvieran vida propia, algo poco común entre los cefalópodos. Con esta facultad, se permite imitaciones inusitadas. Hace de lenguado, de pez- león, de serpiente de mar y posiblemente de anémona, según convenga. No es una simple imitación dinámica, sino que puede escoger el modelo a imitar y sin que el “imitado” esté presente. Todos los animales que imita son tóxicos, así que se trata de una estrategia netamente defensiva.

Esta criatura se descubrió en el fondo de un margen con barro de un río de Indonesia. Durante los siguientes meses de estudio, los anonadados científicos pudieron comprobar como el pulpo puede adoptar la forma de una serpiente marina, un pez león, o un pez plano. Hay animales capaces de adoptar diferentes apariencias a lo largo de su ciclo vital, u otros que tienen la capacidad de cambiar de color. Pero este es el primer animal conocido que es capaz de impersonar y cambiar entre especies diferentes. Todas las especies que imita son altamente venenosas, por lo que los científicos piensan que es una forma muy especializada de engañar a los posibles depredadores. Los científicos opinan que todavía no han sido descubiertas todas las capacidades de “mimo” de este pulpo, y esperan encontrar imitaciones de otras especies en los estudios que se están llevando a cabo.

Los pulpos se consideran de los animales invertebrados más inteligentes, capaces, por ejemplo, de abrir botes con comida dentro. Y los autores del estudio afirman que la panoplia de disfraces dinámicos que el pulpo mimo despliega requiere una rápida toma de decisión entre varios modelos en función de las circunstancias ambientales. ¿Demasiado sofisticado para ser una elección simplemente instintiva?

Vía | MarineBio.org

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Los cefalópodos pueden escuchar bajo el agua 21 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *