22 abril 2009 Bioficha, Curiosidades, Domésticos

Huskys siberianos

El husky siberiano se ha convertido desde finales de los noventa en una de las especies de perros más populares y conocidas del mundo. En su origen fueron perros de trineos canadienses, siendo aún hoy por hoy una de las razas más cercanas al lobo. La mayoría de ejemplares son incapaces de emitir un ladrido propiamente dicho, sino más bien un aullido.

Las coloraciones aceptadas van desde el blanco completo al negro, siendo las más habituales las combinaciones blanco-gris oscuro y la blanca-parda (siendo la parte inferior la más clara en ambas casos). Es frecuente encontrar ejemplares con ojos azules y con ojos de diferentes colores sin que afecte ello a su visión.

Su altura máxima es de sesenta centímetros con un peso entre los quince y los veintiocho kilos (siempre que no estén sobrealimentados). Su cuerpo es robusto con un pelaje suave y muy espeso, son animales resistentes al esfuerzo físico y al frío extremo.

Como cualquier especie, el comportamiento depende del espécimen pero podemos apuntar que tienden a ser animales tranquilos y poco agresivos, con un gran instinto y tendencia a una fuerte jerarquía con otros ejemplares. Son más independientes que otras especies respecto al hombre sin dejar de ser por ello un perfecto animal de compañía.

Gran parte del boom de esta raza se debe a las competiciones de trineos (como la de Pirena) que se realizan en la península. Antes de adquirir uno de estos bellos animales, se debe saber que al provenir de zonas frías las altas temperaturas no les son muy recomendables y que experimentan unos cambios de pelaje estacionales realmente abundantes, perdiendo el pelo literalmente a mechones.

También te puede interesar

Comentarios