3 abril 2015 Salvajes

Kinkajú

Lo más probable es que nunca hayáis oído hablar del kinkajú. No es nada extraño, ya que este animal reside en toda centroamérica y algunos sitios sudamericanos. Un animal muy raro que muchas veces es confundido con primates. Se trata de un mamífero carnívoro que sólo vive en selvas tropicales, lugar idóneo para que pueda ir saltando de un árbol a otro gracias a su larga cola.

El kinkajú es pequeño, de pelaje marrón y que no pesa más de 500 gramos. Su estatura tampoco es mucha, sin pasar de los 50 centímetros. No podemos olvidar que hay que añadir la cola, la cual puede ser de su mismo tamaño. Son nocturnos, lo que significa que, en el caso de que alguien quiera verlos, será necesario que madrugue.

El kinkajú es pariente de los mapaches, los pandas rojos y los coatíes, entre otros. Una variedad bastante interesante. Los animales son carnívoros, comiendo frutas y varios tipos de bayas. También se alimentan de insectos, roedores y reptiles más o menos pequeños. Todo ello facilita la época de apareamiento, después de la cual viene un periodo de gestación de tres meses, durante el cual pueden llevar a una o dos crías.

No podemos olvidar que los kinkajú son animales muy solitarios, aunque en la hora de la comida pueden llegar a juntarse. Los grupos más comunes (cuando los hay) suelen ser de dos machos, una hembra y una cría.

Por último, comentar que los kinkajú no se ven en exceso. Los científicos saben que existen muchos ejemplares, aunque en la mayoría de las ocasiones se las tienen que ver y desear para poder fotografiarlos.

Vía | BioExpedition
Imagen | Owen

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *