9 abril 2015 Curiosidades, Peligro de extinción, Salvajes

Demonio de Tasmania

En primer lugar, os avisamos de que no estamos hablando del conocido personaje de dibujos animados, sino de una especie animal que tiene una buena cantidad de particularidades. Básicamente, es un marsupial muy feroz, carnívoro, que emite chillidos bastante agudos (y molestos) y que deben su nombre al sitio en el que viven: Tasmania.

Tasmania se encuentra en Australia. Se trata de una pequeña isla en la que podemos encontrar esta especie tan singular. El tamaño de los ejemplares no es grande (apenas alcanzan las dimensiones de un canguro pequeño), aunque su peso puede llegar a ser de 12 kilogramos, con una longitud de casi un metro. Además, tienen un cuello robusto que les permite ser muy fuertes, por lo que estar encerrados en medio de un grupo puede llegar a ser incluso peligroso.

Los demonios de Tasmania son animales nocturnos que cazan sólo durante la noche. Durante el día se mantienen activos, aunque su actividad no es tan frecuente. Al ser carnívoros, la alimentación que tienen se basa en carne de todo tipo: pescado, insectos, serpientes, anfibios y, por qué no, carroña. Incluso, ha habido algunos que han dejado las sobras escondidas para comérselas posteriormente… podridas, claro.

La actividad de estos animales es impresionante. Para que os hagáis una idea, pueden escalar árboles y montañas, nadar a través de los ríos, y recorrer grandes distancias a una velocidad de 24 kilómetros por hora. Su actividad no les impide reproducirse: tienen un período de embarazo de tres semanas, después del cual pueden dar a luz a hasta 20 o 30 crías. Sólo unos pocos sobrevivirán, debido a que la hembra sólo tiene cuatro pezones para alimentar a los bebés.

Un último dato curioso: los demonios de Tasmania están actualmente en peligro de extinción. Existe una enfermedad, el tumor facial, que les impide comer, lo que provoca que mueran de hambre. Incluso, se ha puesto en marcha un programa de protección en Australia para sacar hacia adelante la especie.

Vía | Live Science
Foto | Wayne McLean

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *