20 septiembre 2016 Domésticos

Perro

Aunque muchas personas dicen que los animales no tienen sentimientos, lo cierto es que la realidad es bastante diferente. ¿Alguna vez habéis tenido que reñir a vuestro perro porque haya hecho algo malo? Seguramente notaréis que su actitud es de miedo, intentando haceros caso y, por supuesto, no repitiendo la acción. Esto significa que la manera en que hablamos tiene mucho que ver en la respuesta que tienen los animales hacia nosotros.

Utilizando el tono de la voz podemos, simplemente, educar a nuestro perro. Es evidente que no nos pueden entender, pero sí sabrán qué es lo que tienen que hacer según la manera en que les hablemos. Incluso su actitud puede cambiar de manera radical. Sin embargo, utilizar el tono de la voz de una manera negativa también puede provocar consecuencias negativas. Por ejemplo, que el perro no nos haga ni caso.

Es imprescindible que utilicemos el tono de la voz de la manera adecuada en diferentes situaciones. Por ejemplo, al educar al animal hay que tener mucha paciencia con el fin de indicarle las acciones correctas. Lo mismo sucede cuando estamos dando órdenes. Uno de los pasos más importantes es cuando estamos paseando. No olvidéis que estos momentos pueden ser delicados debido a que os tendrán que hacer caso en todo momento.

Por último, mencionar que podéis hablar con el perro en un tono tranquilo con el fin de indicarle algunos matices. Esto hará no solo que se encuentre en un mejor estado de salud, sino también que evite ser agresivo. Además, utilizar un tono conciliador le permitirá expresarse de la manera más idónea.

En definitiva, tened en cuenta que los perros pueden detectar el tono con el que habláis, por lo que es necesario tener mucho cuidado con este concepto. No olvidéis que es buena idea utilizar un tono perfecto con el fin de educar a los animales.

Foto | FlickR – Eric Sonstroem

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *