25 agosto 2017 Domésticos

Gato

Tenemos que reconocer que tener delante a un gato que esté excesivamente nervioso es algo muy peligroso. Puede arañarnos en cualquier momento, por lo que debemos tranquilizarle en la medida de lo posible. Los mismo sucede con otros animales, los cuales reaccionan de determinadas maneras ante el hecho de estar estresados o sentirse en peligro. Y, teniendo en cuenta que a un gato nervioso no es recomendable acercarse ¿qué podemos hacer?

Las causas por las que un gato puede ponerse nervioso son varias: ruidos molestos, traumas, viajes inesperados o incluso ver personas que no les inspiren confianza. Sin embargo, también es cierto que vosotros podéis tranquilizarlos, teniendo en cuenta que sois sus dueños y que a vuestra presencia están acostumbrados.

Para calmar a un gato nervioso, primero, evitad los acercamientos. Estos pueden ser peligrosos. Además, en la tarea es recomendable utilizar un tono de voz tranquilo con el fin de llamarlo y atraerlo hacia vosotros. Si viene es porque tiene confianza en vosotros, sabe que no le haréis nada, y por lo tanto no os atacará. También podéis utilizar comida para que adquiera más confianza.

No olvidéis la paciencia: esta operación puede llevaros mucho tiempo. A la vez, según se vaya acercando dadle el juguete que más le guste. Si no los suele utilizar, dadle el que utilice con más frecuencia. No se lo tiréis, dádselo directamente. En cuanto comience a jugar o adquiera una actitud más sosegada, sabréis que el animal se ha tranquilizado un poco. Objetivo cumplido.

Existen otras opciones para tranquilizarlo, como darle medicación o aislarlo, aunque estas tareas pueden llegar a ser un poco radicales. Antes de ejecutarlas es mejor que habléis con vuestro veterinario.

Sabed que es posible calmar a un gato intranquilo. Eso sí, es necesario llevar a cabo las tareas con paciencia.

Vía | Animal Planet
Foto | Pixabay – Alexas_Fotos

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *