28 diciembre 2017 Enfermedades, General

Perros

Muchos dueños de mascotas se sorprenden: la insuficiencia cardíaca no es una enfermedad que suela hacer acto de presencia, con frecuencia, en los perros. Sin embargo, cada vez afecta más a canes adultos de edad mediana y avanzada. Aunque no hay cura, sí es posible implementar algunas medidas para que el perro sufra lo menos posible.

En primer lugar, decir que insuficiencia cardíaca es el nombre que se le da a una patología médica que se relaciona con el debilitamiento del corazón. Es decir, el órgano no es capaz de llevar la suficiente sangre al organismo. Teniendo en cuenta este factor, el cuerpo activa algunas medidas con el fin de garantizar la oxigenación de los propios órganos y tejidos.

Una de las causas de la insuficiencia cardíaca en perros es la miocardiopatía dilatada, una condición que debilita las paredes del propio corazón. En las hembras el embarazo también puede ser considerado como uno de los motivos. Hay que mencionar que la cardiopatía puede estar relacionada con la acumulación de líquidos en el saco pericárdico, deficiencias en las válvulas cardíacas, alteración del ritmo cardíaco, o hipertensión arterial, entre otros.

Cómo afecta al cuerpo

Perros

La insuficiencia cardíacada afecta de diferentes maneras al cuerpo de los perros, generalmente al lado izquierdo o derecho del propio corazón. Muchas veces se provoca que la sangre se almacene en lugares que no son adecuados. Estas acumulaciones pueden llegar a ser peligrosas debido a los riesgos por hemorragias.

Por otra parte, la insuficiencia cardíacada también puede provocar el agrandamiento gradual del ventrículo izquierdo. El órgano también podría volverse bastante frágil y delicado al no conseguir bombear al cuerpo la suficiente sangre. Para evitar esto es recomendable que la situación sea observada por un especialista.

Los síntomas más habituales de esta enfermedad son el cansario, la debilidad, tos, dificultad respiratoria, alteración del ritmo cardíaco y la presión arterial, desmayos, problemas para ejecutar actividades físicas, alteraciones en el color de las encías y colapsos. Los síntomas pueden ser más llamativos conforme la dolencia se agrava.

Diagnóstico y tratamiento

Perros

Para realizar el diagnóstico es imprescindible que un veterinario compruebe la situación, además de los síntomas. Para completarlo es imprescindible realizar pruebas de sangre, mediciones de presión arterial y pruebas de esfuerzo, Rayos X, ECGs y ecocardiogramas, entre otras.

En cuanto al tratamiento, puede haber varias fases que dependerá del grado de gravedad de la enfermedad. Por ejemplo, en el caso de que haya una dirofilariasis, el veterinario realizará una desparasitación del animal con el fin de eliminar los llamados gusanos del corazón.

Es necesario tener en cuenta que casi todos los perros que tienen insuficiencia cardíaca también necesitarán de medicación, en toda su vida. Estos permitirán mejorar las funciones cardíacas, aunque también será imprescindible llevar a cabo análisis de control cada seis meses. Si la propia enfermedad alcanza un determinado grado el perro podría llegar a ser hospitalizado, además de aplicarse terapias de oxígeno. En los casos en los que haya acumulación de líquidos en el pulmón o abdomen, también se realizarán succiones controladas.

En definitiva, la insuficiencia cardíacada en perros puede llegar a ser una enfermedad grave aunque, eso sí, es posible controlarla para que no cause mayores daños.

Vía | WebMD
Fotos | Wikimedia Commons – Geoff Gallice | Pixabay – Nietjuh | Pexels

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *