26 septiembre 2017 Cuidados

Perro

Una buena higiene siempre es necesaria, no sólo para mantener una excelente apariencia, sino también para evitar enfermedades. Los oídos son, en los perros, una de las partes del cuerpo más importantes. Y también deben mantenerse limpios. Teniendo en cuenta la situación de la zona, es evidente que pueden llenarse de suciedad y, lo que es peor, bacterias. Por lo tanto los cuidados en materia de higiene deben ser extremos.

Limpiar los oídos de un perro es una tarea muy fácil que debería convertirse en una rutina. No tengáis miedo, ya que no entraña una dificultad excesiva. La propia limpieza se debe realizar, al menos, una vez a la semana. La misma depende en cierta manera de las propias razas, las cuales tienen las orejas de una manera u otra. Tened en cuenta este aspecto, ya que es muy importante.

Entonces ¿cómo realizamos la limpieza? Antes de la misma es necesario realizar una inspección para comprobar si hay cerumen, lo cual además es totalmente normal. En el caso de que haya un material de color amarillo, gris o marrón claro, además de sangre, se debe acudir al veterinario con el fin de realice una limpieza del conducto auditivo. Es probable que la situación sea un poco más grave de lo que pensábamos.

También debéis estar atentos ante parásitos o garrapatas, las cuales suelen alojarse en las orejas de los perros para no ser encontradas con facilidad. Es posible que encontréis otros elementos como trozos de hojas o semillas que pueden llegar al lugar por accidente.

Una limpieza con cuidado

Perros

Muchas veces veréis que existen infecciones, por bacterias o hongos, debido al mal olor que se desprende, a las secreciones de color marrón o verde, o por cualquier otro indicativo. En estos casos se suele requerir de algún medicamento adicional, además de la propia limpieza.

Tras realizar la inspección podéis comenzar a limpiar. Hay varias formas de hacerlo: es posible comprar productos en las tiendas de mascotas con este fin, o hacerlo de forma casera con una mezcla de alcohol y vinagre de manzana, ambos a temperatura ambiente. Podéis untar todo utilizando un algodón. En el caso de que haya una infección no es recomendable utilizar la manera casera.

Si no tenéis alcohol o vinagre de manzana, es suficiente con el algodón y un poco de agua caliente. El frotamiento debe realizarse con ligereza, sin apretar la zona. Es posible que tengáis que realizar una limpieza con agua abundante. En este tipo de casos es mejor consultar, antes, la situación con el veterinario.

La parte externa también es importante

Perros

Aunque nos hemos fijado en la parte interna del oído, no hay que olvidar que la parte externa también es importante. La limpieza de las orejas también es importante, aunque esta se puede hacer con mucha más tranquilidad con solo un poco de agua. Sin duda, el proceso más sencillo.

Por último, recordad que es recomendable realizar la limpieza de oídos al menos una vez a la semana. De esta forma no solo le daréis una mejor salud auditiva a vuestra mascota, sino que también le ayudaréis a escuchar mejor.

Vía | Love That Pet
Fotos | Pixabay – seadog | Pixabay – Josch13 | Pixabay – TeamK

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *