15 marzo 2017 Domésticos

Consejos prácticos

Seguiremos hablando de la manera en que se puede enseñar a los perros a no morder, evitando que nos generen daño mientras se encuentran jugando.

Lo primero que se deberá hacer es que el perro sea consciente de como nos estamos sintiendo si nos muerde, que sepan que nos está haciendo daño. Lo mejor será actuar de la misma forma que actúan los perros cuando están jugando entre ellos.

Cuando nos encontremos jugando y nos muerdan podremos gritar fuerte ‘ayyy’ o algo fuerte que ellos oigan y provoquen que se detengan, esto les permitirá saber en qué momento nos dolió. Este método lo usan ellos cuando están jugando, si uno muerde fuerte a otro seguramente gritará, generando que se detenga la acción por parte de sus compañeros.

Muchos perros que tienen exceso de energía tienen este tipo de conducta, por eso es bueno sacarlo a pasear para que queme toda la energía que le sobre.

Establece una consecuencia, ante el sonido el perro soltará la mano o la parte que nos esté mordiendo, pero si el cachorro no llega a reaccionar deberemos detener el juego en seco. Podrás parar de jugar unos minutos y continuar jugando, si continua con la misma actitud podrás tomar la zona de su pecho, de manera suave y delicada para inmovilizarlo o impedirle que siga jugando por unos segundos. Al ver que calmó su actitud podrás reanudar el juego.

Si al cabo de unos minutos vuelve a morder no deberás enojarte, piensa que el aprendizaje podrá demorar un tiempo. Se tendrá que repetir el mismo proceso hasta que lo vaya incorporando a su vida. Lentamente aprenderá que morder fuerte no es divertido y la consecuencia será que al hacerlo se termina el juego.

Si juega de manera adecuada tendremos que ‘felicitarlo’ podremos decirle palabras bonitas, darle caricias. Nunca lo premies con comida ya que estarás incentivando a que se vuelva obeso cuando crezca.

Muchos perros que tienen exceso de energía tienen este tipo de conducta, por eso es bueno sacarlo a pasear para que queme toda la energía que le sobre. Asi no tendremos un cachorro hiperactivo en casa.

Vía | Pet darling
Foto | Pixabay – Meli1670

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *