11 octubre 2017 Domésticos

Perro

Si alguna vez habéis intentado darle una pastilla a vuestro perro, estamos seguros de que entenderéis por qué realizamos este artículo. La tarea no es complicada, sino algo más: es exageradamente difícil. Las mascotas, ante este tipo de situaciones, evitarán tomar el medicamento. Los perros hacen movimientos imposibles y sonidos que se pueden traducir en un no rotundo. Sin embargo, también es cierto que nos estamos preocupando por su salud.

Una de las principales tácticas que seguimos con el fin de darle medicamentos a nuestro perro es la de seleccionar algo que le guste y mezclarlo con la pastilla o el jarabe que necesitemos suministrar. Si la pastilla es sólida, por ejemplo, podéis machacarla o romperla en pequeños trozos. Aunque también debéis tener cuidado porque algunas razas aprenden a evitar los medicamentos, tragando únicamente lo que les gusta.

Puede ocurrir que el medicamento, siendo sólido, también sea soluble en agua. Esto es genial debido a que podemos disolverla con el líquido vital y colocarla en una jeringa. La manera de proporcionarla también será más sencilla. Cuidado con forzar la situación, ya que es posible que le hagamos daño, si no se la quiere tomar.

En los casos en los que el medicamento venga en formato líquido, ya sabéis que el método para dárselo se simplifica de una manera bastante grande: podemos mezclar la solución con agua o con otros alimentos. En este tipo de momentos no tendréis mayores problemas.

Dar un medicamento a nuestro can puede llegar a ser una tarea muy difícil. Sin embargo, ya sabéis que existen métodos que nos facilitarán la labor.

Vía | Quick and Dirty Tips
Foto | Pixabay – 947051

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *