25 junio 2014 Medio Ambiente, Salvajes

buitre-leonado

El diclofenaco es una de las amenazas más acuciantes a las que se enfrentan actualmente las aves rapaces, y especialmente, los buitres. Se trata de un medicamento antiinflamatorio que se está suministrando a determinadas especies bovinas y porcinas para uso veterinario. El problema radica en que los restos del medicamento permanecen en el organismo de estos animales una vez muertos, y que al ser ingeridos posteriormente por estas aves, les causa fallos renales graves con resultados letales para las mismas.

Diversas asociaciones y agrupaciones a favor del medio ambiente y de las aves, en especial SEO/BirdLife, están luchando para que se prohíba el uso de este medicamento, o que al menos, no pueda ser utilizado en animales que tras su muerte se integren en la cadena alimenticia de los buitres. Ante esta situación de peligro, esta asociación ha elevado sus quejas y preocupaciones al Comisario europeo de Salud, el cual dio su respuesta la semana pasada.

El Comisario ha reconocido el riesgo que supone para los buitres el uso de este medicamento, no solo para los de España, si no para todos los de la Unión Europea. Por tanto, se procederá a enviar todos los datos suministrados a la Agencia Europea del Medicamento para que elabore un informe que permita a la Comisión Europea tomar la decisión pertinente sobre esta materia, llegando incluso a prohibir el uso del diclofenaco en caso de que fuese necesario.

Hasta que la Comisión de su última palabra, el uso de este medicamento seguirá suponiendo un riesgo para la supervivencia de las aves rapaces. La empresa fabricante del diclofenaco ha propuesto una solución intermedia, incluir en el prospecto que no se administre al ganado susceptible de ser comido por buitres y otras rapaces tras su muerte, pero no parece que sea una medida realmente efectiva si no va acompañada de la voluntad de los ganaderos.

Vía | SEO/BirdLife
Foto | jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *