30 septiembre 2014 Medio Ambiente

setas

La búsqueda y recolección de setas es otra de las actividades que nos regala el otoño. Aunque es cierto que podemos encontrar determinados tipos a lo largo de todo el año, la mayor parte de las setas aparecen con la llegada de las lluvias, las cuales hacen posible su aparición.

Las setas son los frutos del hongo, y por tanto, las que permiten la reproducción de estos seres, que hemos de recordar que no son ni animales ni plantas. La mayoría de los hongos solo pueden existir en simbiosis con plantas determinadas, en un proceso que se denomina “micorriza” y que otorga un beneficio a ambos. Debido a este proceso se debe que determinadas setas como los níscalos aparezcan en pinares, ya que su hongo está ligado a dichos árboles.

seta

Por eso cuando salimos a recoger setas se insiste en que estas no se arranquen del suelo, ya que de hacerlo de esta manera, también sacamos parte de él y de esta forma lo destruimos, impidiendo que esa seta vuelva a aparecer el próximo año. Por eso, siempre que cojamos alguna seta es conveniente cortarla, aunque hay alguna excepción como el caso de los boletus. De esta forma nos aseguraremos que de cara a las siguientes temporadas podamos seguir encontrándolas.

Pero aunque la recolección y la búsqueda de setas es una actividad excelente para vivir la naturaleza, hay que tomar precauciones. Nunca se deben recoger setas que no conozcamos y mucho menos comerlas. El sentido común tiene que prevalecer siempre, y aunque en la península ibérica hay pocas setas venenosas, sí que hay una gran variedad de setas tóxicas y otras tantas que no son aptas para el consumo, por lo que no vale la pena arriesgarse. Si no conoces una seta o dudas, no la cojas.

En relación con lo anterior, si en nuestros paseos por el campo detectamos alguna seta venenosa, como una amanita phalloides, que es mortal si se ingiere, en ningún caso debemos destruirla o arrancarla. En la naturaleza se debe respetar a todos los seres, y no hay motivos para comportarse como salvajes y destruir aquellas variedades tóxicas o venenosas.

Más allá de estos consejos e informaciones, es un buen momento para salir al campo y empezar a buscar. Puede que aún sea un poco pronto, pero las últimas lluvias auguran un buen comienzo, sobre todo antes de que lleguen las primeras heladas y terminen con la temporada de setas.

Ahhhh y recordad que en algunos territorios de nuestra geografía hay zonas acotadas para la recogida de setas, tendremos que informarnos previamente en los municipios correspondientes ya que incluso en algunos de ellos es condición indispensable sacar una licencia para la recogida, de esta manera nos evitaremos cualquier tiempo de sanción.

Fotografías | Shawn Henning, Jim Nix

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *