Faunatura » Curiosidades » Ciclo hidrológico (I)

Ciclo hidrológico (I)

3 septiembre 2009

llovizna

Se podría decir que la Tierra es una gran máquina térmica con tres elementos principales: el aire de la atmósfera, el calor del Sol y el agua. Si no hubiera agua, apenas sucedería nada, excepto que habría vientos secos ocasionados localmente por el calentamiento y enfriamiento periódico. El agua provoca la niebla, la lluvia, el granizo y la nieve. Indirectamente también origina los rayos y los truenos.

La humedad atmosférica procede de la evaporación de las aguas, mares, ríos y lagos, y de la respiración y transpiración de los animales y vegetales.

Hay poco sitios, el desierto es uno de ellos, donde el aire no contenga humedad. En la mayor parte de los lugares, el aire está más o menos húmedo, lo que se expresa mediante un porcentaje del vapor de agua presente con respeto a una unidad de volumen de aire. Cuando el porcentaje de humedad relativa llega al 100% se dice que el aire está saturado (que no se puede contener más humedad) de esta manera cuando el aire saturado se enfría, una parte del vapor de agua tiene que condensarse. Entonces primero despide el calor latente de la condensación y luego aparece agua líquida.

Esta agua líquida aparece en gotitas tan pequeñas que cae muy despacio. Si las corrientes de aire son ascendentes el agua se queda en el aire y forma nubes, y si esto tiene lugar por encima del nivel en que la temperatura está a 0ºC o menos las nubes se componen entonces de finísimas partículas de hielo. El hecho de que haya nubes de distinto aspecto se debe, pues, a las distintas combinaciones de agua en gotitas de hielo.

Las nubes más altas, llamadas cirros, se componen sólo de cristales de hielo y parecen plumitas blancas a una altura de hasta 18 Km. sobre la Tierra.

La evaporación de las aguas de los mares, ríos y lagos produce vapor de agua que al condensarse forma las nubes, estas restituyen a la superficie de la Tierra, bajo forma de lluvia o nieve, el agua que recuperaran los arroyos y los ríos o que formaran las fuentes y las corrientes subterráneas (aguas de infiltración).

Fuente | Revista Genios

Tags: , , ,
Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información