26 septiembre 2017 Salvajes

jabali

Las especies invasoras son una de las principales amenazas a las que tiene que enfrentarse cualquier ecosistema. Estos “foráneos” perturban el equilibrio de forma considerable lo que puede llevar a la destrucción del ecosistema al que llegan. Una de las últimas amenazas en este sentido que se cierne sobre los ecosistemas españoles es la proliferación del denominado como “cerdolí“, el cruce entre cerdo vietnamita y jabalí.

El cerdo vietnamita ha experimentado en los últimos años una gran popularidad como mascota, lo que ha propiciado que ejemplares de estos animales hayan escapado o en el peor de los casos, soltados deliberadamente en el campo. Esta última posibilidad no es descabellada, ya que estos simpáticos animales llegan a crecer hasta tener un gran tamaño y llegan a pesar 80 kilos, lo que dificulta de forma notable convivir en un entorno urbano con esta “mascota”.

Como decían en una famosa película, “la vida se abre camino” y los cerdos vietnamitas abandonados han conseguido adaptarse al medio e incluso, reproducirse con jabalíes, dando lugar a una nueva especie híbrida bautizada como “cerdolí“. Uno de los principales problemas que presenta este animal es que se reproducen con más rapidez y sus camadas son mayores, lo que puede dar lugar a autenticas explosiones demográficas.

Este súbito aumento en las poblaciones hace que destruyan la fauna y la flora a su alrededor en busca de alimentos. Dada la falta de depredadores, hace que el equilibrio ecológico se complique. Otra de las consecuencias directas de esta proliferación de animales híbridos es la reducción de las poblaciones de jabalí ibérico y la desaparición de su identidad genética. Actualmente, la presencia del “cerdolí” se ha convertido en un problema medioambiental de primer orden en Valencia, Madrid, Cataluña, Castilla y León, Aragón y comienza a serlo en Navarra.

Fuente | EFE Verde

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *