27 octubre 2014 Peligro de extinción, Salvajes

lince-iberico

El 2014 tiene todas las papeletas para convertirse el año negro del lince ibérico (Lynx pardinus) de la historia más reciente. Hace unos días fue abatido por un cazador un ejemplar que había sido soltado este verano dentro de uno de los programas de reintroducción de esta amenazada especie. El suceso se produjo en una finca de Ciudad Real, donde el macho llamado Kenitra fue disparado.

El disparo calificado como “accidental” acabó con la vida del lince y las autoridades fueron avisadas rápidamente, aunque sin posibilidades de salvar a este ejemplar. Evidentemente los errores pueden cometerse, pero confundir a un lince ibérico con una pieza de caza autorizada es bastante complicado, por lo que cuesta creer que unos cazadores “expertos” puedan confundirlo con una presa.

En este sentido se ha pronunciado la Real Federación Española de Caza que ha condenado esta actuación señalando que bajo ningún concepto se debe disparar sobre un animal que no esté permitido por ley, y mucho menos sobre uno en grave peligro de extinción. Además, se ha calificado como intolerable el suceso y que este tipo de errores no pueden permitirse.

Esta situación coloca al país en una postura comprometida, ya que no solo se están invirtiendo valiosos recursos en salvar al lince ibérico, esfuerzos que son destruidos rápidamente con cada muerte sea accidental o no. También España está recibiendo fondos europeos para lograrlo, y que según señalan los ecologistas cada vez serán más difíciles de justificar si no dejan de producirse muertes y no se garantiza la viabilidad de estos proyectos de cada a Europa.

Vía | Efe Verde
Fotografía | Lynxexitu.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *