19 enero 2015 Bioficha

Carlinos, una raza con origen histórico en China

Considerada como una raza de lujo en sus orígenes, ya que solía ser la elegida para acompañar a la aristocracia, el carlino, conocido también por su inglés pug, es a día de hoy una de las razas caninas más populares y uno de los perros más divertidos, tiernos, amigables y juguetones que nos podemos encontrar. Aún así, ésto no implica que sea un perro obediente o un buen guardián, ya que podemos decir que ambas cosas no son sus características más fuertes. Sin embargo, suele ser muy afectuoso y fiel con su familia y con su propietario, cuenta con una gran tolerancia a los niños y a los extraños y muy bajo índice de agresividad.

Como bien sabemos todos los amantes de esta singular raza, el carlino es un perro de aspecto musculoso y bien proporcionado, con una cabeza un poco más grande en comparación con el resto del cuerpo, un hocico cuadrado y chato, ojos grandes, oscuros y protuberantes, cola rizada y pelo suave, brillante y corto. En cuanto al color lo podemos encontrar de color plata con un antifaz negro o negro puro, y aunque se han podido ver otras variantes éstas no se dan generalmente.

Debido a su hocico chato, y tal y como suele pasar en los perros que cuentan con esta característica, el carlino puede tener problemas respiratorios y no toleran demasiado el calor o el ejercicio excesivo. Aún así, son perros sanos que pueden llegar a vivir muchos años si lo cuidamos como se merece.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr-wombatarama

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *