8 junio 2012 Curiosidades

imagen de un picaflor

Los sonidos que se producen con las alas de las aves son muy diversos, se estima que ellos forman parte de un juego para la reproducción. Durante el año 1871 Charles Darwin ya nos contaba la admiración que tenia por las aves, diferenciando los tributos que tenían cada especie. La especie Machaeropterus deliciosus ubicada al suroeste de Colombia y noroeste de Ecuador producían sonidos con sus alas.

Pero Darwin no fue el único que admiraba a las aves y a su manera de comunicarse. Kim Bostwick, una reconocida curadora de mamíferos y aves que trabaja en el Museo de Vertebrados de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) se ha dedicado al estudio de las diferentes aves de los bosques ecuatorianos.

Para su trabajo ha usado diferentes herramientas tecnológicas, que le permitieron asegurar que el ave puede llegar a golpear sus alas 107 veces por segundo. Para ello dobla la punta de sus plumas unos 45 grados golpeando con los siete canales y produciendo sonidos parecidos al de los punteos con instrumentos de cuerda.

Otra de las especies que tiene la capacidad de producir sonido con las alas es la de los picaflores, pero la que ha llegado a un récord es el saltarín relámpago que para poder producirlo deben modificar las plumas, músculos y los huesos. Esto se hace posible por la densidad de sus huesos, que en las alas son sólidos, a diferencias de otras especies cuyos huesos son huecos para poder volar con más facilidad.

Las aves frotan dos plumas en sus alas a un ritmo superrápido. Una de las plumas tiene la propiedad especial de vibrar a la misma frecuencia a la que se producen sonidos en la naturaleza. Frotando esas plumas y golpeando sus alas por detrás de su espalda, el ave hace que esa pluma vibre a la frecuencia adecuada“.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Nicondeza

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *