11 agosto 2009 Curiosidades, Medio Ambiente

playa.gif
Estoy seguro de que si dependiera de Indiana Jones habría descubierto la Atlántida hace tiempo y se habría dejado de calaveras de cristal. Las señales que para unos forman parte de un mito, para otros son el claro ejemplo de los vestigios de una civilización olvidada en las profundidades.

Platón describía al detalle en sus escritos una ciudad en medio del atlántico que tenía sus cimientos y parte de su civilización en el agua. De hecho, estas leyendas llevaron a los locos románticos del siglo XIX a rebuscar entre los océanos la posible existencia de la ciudad marina. Recordemos que los exploradores románticos eran en su mayoría unos inquietos ilusionados con mucho dinero y más tiempo libre en busca de algo exótico que alegrase sus vidorras aburridas. Ahí tenemos la absurda muerte de Lord Byron en busca de un ejército de dos mil años de antigüedad.

El filósofo griego sitúa a la ciudad frente al Estrecho de Gibraltar y la describe como una especie de isla que es incluso más grande que Asia. ¡Jo que isla! Pero será Ignatius Donelley quién según su libre albedrío haga converger una serie de coincidencias entre culturas que supuestamente venían de una mayor. Por supuesto esta supercivilización era la Atlántida, o eso decía este buen hombre.

Hijos del romanticismo, las teorías se dispararon entre los escritores e investigadores del Siglo XX. Entre las más citadas está la de K.T. Frost, escritor norteamericano, sugiriendo que el imperio cretense había sido impulsado por la Atlántida. Dicha conjetura, desechada en un primer momento, coge forma y se generaliza entre las mentes pensantes del siglo pasado.

Hasta tal punto han llegado los mitos que en julio de 2005 se celebró una Confederación en la isla griega de Milos para establecer 24 posibles localizaciones de la ciudad entre ellas está Doñana. En 2008, se celebró otro congreso y está previsto otro en 2010. A pesar de todos estos esfuerzos, la Atlántida sigue escondida y los más escépticos ven en ella un relato a modo de fábula del genio griego.

Más información | Wikipedia

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 agosto 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *