26 febrero 2017 Medio Ambiente

Un sitio en donde la contaminación ingresa a los hogares

En Beijing los grados de contaminación son tan importantes que ya llegan a ingresar dentro de los hogares. En la capital china las personas se ven obligadas a tapar las hendijas de sus ventanas usando cinta adhesiva, además de usar barbijos y purificadores.

En muy pocas ocasiones las personas pueden ver el cielo azul, todo el tiempo la ciudad está cubierta por una especie de neblina que es consecuencia de los altos niveles de contaminación que se dan por el consumo de combustibles fósiles. Actualmente se pudo ver como el aire dentro de las viviendas también está contaminado.

Las partículas contaminantes son muy pequeñas alcanzando a un diámetro menor a los 2,5 milésimas de milímetros, estas partículas recibieron el nombre de PM2,5. Por tener este tamaño tienen la capacidad de ingresar aun estando las ventanas cerradas y contando un un doble vidriado.

En muy pocas ocasiones las personas pueden ver el cielo azul, todo el tiempo la ciudad está cubierta por una especie de neblina.

El nivel de contaminación se encuentra por encima de los 200 microgramos de PM2,5, cifras que supera ampliamente el límite máximo recomendado.

Para la protección de las casas se emplea cinta
y otros dispositivos más sofisticados. Se ha creado un aparato que se puede combinar con distintas aplicaciones de los teléfonos móviles para garantizar su conservación.

Desde la Organización Mundial de la Salud señalan que se podrá soportar una contaminación de 25 microgramos por metro cúbico, pero en Pekín esta cifra supera los 200 microgramos de partículas por metro cúbico, varias veces el límite máximo permitido.

Una de las principales causas de contaminación es la polución que tiene origen en los escapes de las fábricas y en las centrales eléctricas que se alimentan por carbón. Lamentablemente la nube de aire tóxico de este país se ha extendido por miles de kilómetros. La contaminación de su aire se cobra más de un millón de muertes prematuras al año, marcando también los niveles de esperanza de vida.

El origen del problema es la gran cantidad de petróleo y carbón que se emplean en las fábricas y centrales eléctricas, presentando una degradación ambiental más que preocupante.

Vía | Clarin
Foto | Pixabay – Levyfraser0

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *