31 mayo 2016 Curiosidades

Perro

Si nos pusiéramos a contar los casos que hemos escuchado en los que la fidelidad de un animal llega hasta el extremo, lo cierto es que podríamos quedarnos sin tiempo. No en vano, esta es una de las principales cualidades de las mascotas. El caso de Basset Hound es realmente sorprendente. Todo comienza con la boda de John y Mary, una pareja que decidía posteriormente tener una mascota. Un perro que se hizo muy especial.

Tras unos meses de convivencia, descubrían que iban a tener un bebé. Las pruebas, no obstante, no arrojaban buenos resultados. El parto fue muy bien, y tanto animal como bebé se hicieron grandes amigos. No fue hasta cinco meses después cuando recibían una noticia fatal: un derrame cerebral desembocaba en un daño al cerebro ante el que los médicos tuvieron que actuar provocando un coma.

Aunque el fallecimiento de la niña estaba cerca, lo cierto es que tanto el animal como el propio padre actuaron de la mejor forma: estando con la pequeña hasta el final de sus días. Lo más destacable de todo ha sido la actitud del perro, el cual ha estado apoyando y acompañando al bebé durante sus últimos momentos de vida. Sin importar lo que sucediera, la compañía era vital. De nuevo, una mascota da muestras de una fidelidad extrema.

Aunque hemos comentado el caso de manera breve, lo cierto es que Basset Hound (nombre artificial, por supuesto) ha demostrado ser un perro de primera, apoyando al bebé y acompañando hasta el último momento. Una situación bastante curiosa, pero que a la vez reconforta.

Casos de este tipo no son nuevos, aunque este en concreto sí que nos ha dejado bastante sorprendidos. Viendo cómo una mascota queda al lado de un bebé, contra viento y marea, durante sus últimas semanas de vida, es algo que confirma que el perro es el mejor amigo del hombre.

Vía | Fox News
Foto | Pixabay – Unsplash

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *