11 agosto 2014 Peligro de extinción, Salvajes

lince-iberico

La población andaluza de linces ibéricos (Lynx pardinus) no pasa por su mejor momento ni por asomo. El número de linces atropellados no deja de crecer, el último de ellos se ha producido tan solo hace unas horas, lo que eleva la cifra de muertes de estos felinos a treinta en apenas una veintena de meses, lo que pone a esta amenazada especie en una difícil situación de cara a asegurar su supervivencia.

Solo en lo que va de año, se ha superado el número de todos los atropellos mortales de lince ibérico que se produjeron en 2013, 14 muertes. Esta cifra sentó el dudoso récord de muertes por atropello, un número que en 2014 ha sido ampliamente superado, 16 linces muertos, y que es muy probable que no se quede ahí ya que aún nos queda bastante año por delante.

Este continuo incremento de atropellos se está intentando justificar en base a que las poblaciones de lince ibérico han crecido en esta comunidad, lo que en principio obliga a estos felinos a tener que desplazarse más por el territorio en busca de presas y nuevos dominios. Puede que sea cierto, pero en ningún caso sirve de excusa para no situar al ser humano como el principal y único culpable de este fenómeno.

Si las carreteras que atraviesan los territorios del lince ibérico no son acondicionadas para minimizar las condiciones de atropello ni los conductores ajustan su velocidad en las zonas de hábitat del lince, este será un problema que lejos de solucionarse seguirá agravándose.

Vía | Efe verde
Foto | Lynxexsitu

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 agosto 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *