7 agosto 2017 Cuidados

Garrapata

La primera vez que vimos una garrapata nos quedamos realmente asustados. La misma estaba en un estado en el que se parecía a una bolsa de grasa, por lo que su tamaño y aspecto fueron condicionantes para que no se nos olvidaran nunca. Sin embargo, el hecho de que vuestra mascota tenga una garrapata no es algo que tenga que alarmaros en exceso. La presencia de estos parásitos es una mala noticia, aunque tenemos la oportunidad de eliminarlas, en la medida de lo posible.

Sabed, en primer lugar, que las garrapatas se adhieren a la piel de los animales clavando sus patas en la misma, y procediendo a chupar la sangre con el fin de alimentarse y crecer. Por supuesto, si se mantienen mucho tiempo adheridas pueden provocar todo tipo de problemas, incluyendo infecciones. Los casos más graves incluyen aquellos en los que los animales se desangran y fallecen.

Al quitar una garrapata tendremos que quitar las propias patas y la cabeza de la piel, por lo que el proceso debe realizarse con bastante cuidado con el fin de no dañar la piel de las mascotas.

Quitando la garrapata

Garrapata

Si vais a quitar una garrapata, en primer lugar recomendamos tener unas pinzas y guantes. También es recomendable contar con un peine para que la acción sea menos brusca. Finalmente, no olvidéis tener a mano alcohol y un desinfectante para evitar dejar rastro de la presencia del parásito.

Después de bañar al animal y localizar a la garrapata, separaremos el pelaje con el fin de tenerla visible. Ahora, cogemos la pinza y sujetamos al parásito desde la cabeza, evitando que esta quede incrustada. La operación de extracción finaliza retirando a la garrapata con cuidado de que ninguna parte del cuerpo quede en la mascota. Recomendamos utilizar el alcohol y el desinfectante con el fin de limpiar la zona afectada y desinfectar, valga la redundancia, el lugar en el que ha estado la garrapata.

Cuando el parásito haya sido retirado recomendamos echar un vistazo a la zona en la que se ha pegado al animal con el fin de comprobar si existen más garrapatas. Por supuesto, debemos eliminar la misma. Podéis consultar la situación a un veterinario, en el caso de que lo creáis conveniente.

Vía | PetMD
Fotos | Pixabay – Nicooografie | Pixabay – skeeze

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *