14 septiembre 2016 Curiosidades

Gato

En ocasiones, los museos parecen más fortificaciones que lugares en los que se puede ver el arte. Sobre todo porque las medidas de seguridad de las que disponen pueden resultar sorprendentes. Eso sí, también es verdad que puede haber más de una situación curiosa. Sobre todo cuando los protagonistas son animales. ¿Conocéis el Museo Guggenheim de Bilbao? Pues bien, las personas que trabajan ahí han recibido recientemente un pequeño susto.

Todo ocurría hace unas semanas, cuando un gato quedaba atrapado en las instalaciones. Pero no, al contrario de lo que podríamos pensar, no fueron los trabajadores los que se pusieron manos a la obra con el fin de rescatar al animal. Y es que, aunque se desconoce cómo pudo llegar el animal al interior, lo cierto es que se tuvo que llamar a los bomberos con el fin de que echaran una mano a la hora de sacar a la mascota del museo.

No en vano, fueron los propios bomberos de Bilbao los que tuvieron que actuar, entrando al museo con un transportín, y retirando al animal con el fin de que no molestara y, sobre todo, con el objetivo de que no hiciera saltar todas las alarmas. Imaginad que, por ejemplo, hubiera estropeado una obra de arte.

Hay que tener en cuenta que la estructura del Museo Guggenheim podría ser calificada como de complicada, por lo que resulta evidente que es difícil que un gato pudiera salir de las instalaciones por su propio pie. Menos mal que los bomberos pudieron ayudar.

No es la primera vez que un animal da un susto en un lugar de relevancia. Existen bastantes sitios importantes en los que se han colado animales y en los que no solo han asustado a los visitantes, sino que también han provocado situaciones peligrosas. Afortunadamente, cada vez existen más medidas de seguridad.

Foto | Pixabay – karla31

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *