19 julio 2009 Curiosidades, Paraiso Natural, Peligro de extinción

arrecife de coral

En las colonias adultas a reproducción varia según la especia. Algunos corales son hermafroditas y otros producen colonias de un solo sexo. En la mayoría, el huevo y el esperma se liberan en el agua, donde ocurre la fecundación. La larva de coral resultante es atraída por la luz y durante unos días nada en la superficie del agua; luego, desciende al fondo del mar para formar nuevos pólipos.

Las colonias tienen varias formas y tamaños, moldeados por el ADN de cada especie de coral y por el hidrodinamismo, aunque el formato puede variar si la colonia está fija en las aguas calmas o en las agitadas. Entre los tipos más comunes están los macizos, los taminares y los ramificados, que crecen hasta diez centímetros por año.

El crecimiento de los arrecies varia según las especies que tienen más de 10.000 años. Hay distintos tipos de arrecifes, como las barreras de coral y los atolones, pero todos ellos constituyen ecosistemas complejos y delicados formados por intrincadas redes de relaciones que incluyen a los más diversos grupos de organismos.

Muy sensibles, los corales están entre las especies más amenazadas como reflejo de la degradación provocada por el hombre como polución y aumento de la temperatura de las aguas. En situaciones extremas, los pólipos terminan expulsando las zooxantelas, y lo que queda es apenas el esqueleto calcáreo de un arrecife blanco y sin vida.

Los atolones son arrecifes que surgen al desaparecer la isla a la que rodea. El proceso empieza cuando una isla formada a partir de la actividad volcánica es circundada por arrecifes de coral esparcidos como una estructura de franjas.
Después de años de proceso erosivo, la isla empieza a hundirse. El arrecife se transforma entonces en una barrera, haciendo un canal entre él y la isla.
El atolón surge cuando la isla se hunde, el arrecife permanece abajo con la forma de un anillo, que también se extiende encima del nivel del mar.

Fuente | National Geographic

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *