9 septiembre 2015 Paleontología

proto-tortuga

El denominado como eslabón perdido de las tortugas parece que ha sido encontrado. Hasta el momento, para los científicos había supuesto un quebradero de cabeza encontrar los orígenes del antepasado de las tortugas, pero parece que el misterio ha sido resulto tras encontrar identificar una especie fósil de 260 millones de años de edad encontrada en la Cuenca Karoo, en Sudáfrica.

El Eunotosaurus africanus ha sido identificado por Gabriel Bever, del Instituto de Tecnología de Nueva York (NYIT) como el ancestro más antiguo de las tortugas. La importancia de este descubrimiento radica en que esta especie permite conectar a las tortugas modernas con su pasado evolutivo. Lo más curioso de este antepasado es que no tenía caparazón, pero fue a raíz de esta especie cuando las tortugas comenzaron a desarrollarlo.

Esto puede apreciarse en que el Eunotosaurus africanus comenzaba a tener unas costillas extremadamente anchas y poseía el distintivo torso circular que daría lugar posteriormente al caparazón de las tortugas. El descubrimiento ha sido publicado en la revista “Nature” y demuestra como los diversos elementos de este fósil, desde sus costillas al cráneo sientan las bases necesarias para ser el antepasado de las tortugas.

Precisamente ha sido el estudio del cráneo del Eunotosaurus africanus el que ha permitido dar solidez al descubrimiento. Su estructura ya poseía características muy similares a las de las tortugas y que lo diferencian del resto de los reptiles. La evolución fue modificando dicha estructura hasta la transformación craneal única que presentan las tortugas modernas.

Vía | Europa Press
Fotografía | Wikipedia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *