22 septiembre 2015 Noticias

Hongos

Los animales, los hongos y los seres unicelulares son claramente muy diferentes. Tanto exterior como interiormente. Sin embargo, una reciente investigación llevada a cabo por el Instituto de Biología Evolutiva ha llegado a una conclusión bastante interesante: un organismo unicelular podría ser el ancestro común de todos los animales, hongos y otros seres unicelulares que existen en la actualidad. La evolución se habría llevado a cabo partiendo de otro ser.

Los resultados han sido publicados en la revista “Current Biology”, en los que se demuestra la primera evidencia genética de evolución convergente en organismos familiares a los animales y hongos. Cuando mencionamos el término evolución convergente, nos referimos a aquellos organismos que han sido sometidos a una misma presión selectiva ambiental y que han evolucionado de forma independiente, pero llegando a un resultado parecido. Es decir, cada especie habría tomado su propio camino aunque con un resultado muy parecido.

Gracias a la investigación se han estudiado microorganismos extremadamente raros y difíciles de encontrar en la naturaleza, pero que pertenecen a los opistocontos, un linaje de eucariotas en el que se incluyen animales, hongos y seres unicelulares. Todo indica que estos microorganismos habrían evolucionado con resultados similares: la pérdida del flagelo en algunos casos, y el desarrollo de la pared celular de quitina, en otros.

Los científicos del CSIC han logrado redibujar el árbol filogenético de los opistocontos y descifrar el ancestro común a todas las especies mencionadas: un organismo unicelular filopodial con flagelo que se encargaba de comer bacterias, al cual han bautizado como “LOCA” (Last Opisthokonta Common Ancestor). Está claro que la descendencia evolucionó de manera diferente.

Aunque complicado, el estudio resulta extremadamente interesante debido a que, gracias al equipo, se ha conseguido conocer quienes son los antepasados de los animales, hongos y seres unicelulares. Actualmente son muy diferentes, pero hace millones de años fueron extremadamente simples y sencillos. ¿Habrá pasado lo mismo con los demás elementos de la naturaleza?

Vía | El Siglo de Torreón
Foto | Wikimedia Commons – H. Krisp

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *