11 septiembre 2009 Curiosidades, Noticias, Peligro de extinción, Salvajes

alimoche

La organización ecologista WWF, por sus siglas en inglés (World Wide Fund for Nature) ha puesto en libertad dos ejemplares de alimoche de la zona del Parque Natural de las Hoces del Riaza, en Segovia, para que puedan seguir la ruta migratoria de estas aves que se encuentran actualmente, en grave peligro de extinción, en la Península Ibérica. Es posible seguir su recorrido a través de Internet.

El recorrido del alimoche se dirige hacia el sur, hacia tierras más cálidas, a partir de estas fechas, anunciando la aproximación del duro invierno. Pero los ecologistas recelan de que la travesía de estas aves pueda no llegar a buen término. El alimoche, el más pequeño de los buitres ibéricos, es un ave común en África, Europa y Asia.

Pertenece a la familia de los accipítridos, junto a los buitres; suele visitar la Península Ibérica por la estación estival y suelen viajar en solitario, aunque pueden como en este caso, seguir la ruta de sus compañeros de especie. La ruta que estas aves siguen en su paso hacia África, pasa por Andalucía, donde esta especie se encuentra en grave peligro de extinción.

En Granada, Cádiz y Málaga, la población de alimoches ha sufrido un tremendo descenso, en gran medida por causas debidas a la intervención humana, trágicos choques contra los tendidos eléctricos u otros generadores de energía ubicados en las amplias vías y los parques por los que estas aves transitan.

Lamentablemente, se han dado casos de envenenamiento, mediante el uso de cebos de caza envenenados; al parecer los cazadores los usan, de forma específica para cazar a estas aves. La organización ecologista ha llegado a realizar un conteo desde el año 1995, con un balance de medio centenar de alimoches muertos. La WWF ha llegado a encontrar incluso, aves anilladas por ellos mismos, muertas bajo estas condiciones.

Las dos aves que los ecologistas han dejado seguir su recorrido hacia África, apodadas, Atlas y Vega, han realizado un recorrido espectacular. Una de ellas, Atlas, lo ha realizado desde el parque natural al Sur de Segovia, hasta la Cordillera de Rif en Marruecos, en un plazo sorprendente de dos días. Afortunadamente, sin sufrir los graves percances del veneno de caza, ni los tendidos eléctricos.

A través de la página web de WWF y gracias a los avances tecnológicos, los amantes de las especies de aves pueden acompañar el recorrido de estos ejemplares, los próximos seis meses, en su viaje por África, y además, ubicar el lugar exacto de su situación y cualquier incidencia que pueda presentarse en su travesía. Una manera original de viajar con alas virtuales.

Vía | ecologiablog

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 septiembre 2009
  2. Los Arribes del Duero 5 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *