27 marzo 2017 Medio Ambiente, Salvajes

abeja

Las abejas están desapareciendo y aunque las causas para este declive en sus poblaciones no está del todo claro, lo que sí parece evidente es que los seres humanos tenemos gran culpa de ello. El uso de pesticidas cada vez más potentes está haciendo mella en las poblaciones de estos insectos, vitales para la polinización de las plantas. En este sentido, la Comisión Europea ha decidido prohibir tres pesticidas agrícolas para intentar salvar a las abejas de la extinción.

Como de costumbre, las necesidades medioambientales se cruzan con las económicas y esta medida afecta a compañías del calado de Bayer. A pesar de que Europa no es la primera vez que se pronuncia contra estos pesticidas, ya que en 2013 la Unión Europea los prohibió temporalmente, la nueva regulación busca eliminarlos complementarte y que no puedan ser utilizados por los agricultores europeos.

Las abejas son esenciales para la vida tal y como la conocemos, pero sobre todo porque son un elemento clave para la alimentación de todo el planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) “el 70% de los 100 cultivos que proporcionan la mayoría del alimento para humanos son polinizados por abejas”. La reducción en sus poblaciones tendrá efectos a todos los niveles para los seres humanos, y su extinción podría tener consecuencias devastadoras.

Además de los pesticidas, las abejas hacen frente a múltiples amenazas que están condicionando su supervivencia. El cambio climático está teniendo un impacto decisivo en sus poblaciones, pero también están sufriendo el impacto de virus o la llegada de especies invasoras que predan sobre ellas. De forma paralela, algo similar está ocurriendo con los abejorros, que según un reciente informe, algunas especies han desaparecido en España, concretamente en el área de los Pirineos.

Fuente | El Diario
Fotografía | Pixabay

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *