29 marzo 2017 Peligro de extinción, Salvajes

quebrantahuesos

A pesar de que el quebrantahuesos es un ave protegida y en peligro de extinción, parece que eso son cuestiones sin importancia para algunas personas. Recientemente ha sido encontrado un ejemplar de quebrantahuesos abatido a tiros en el Parque Natural del Calar del Río Mundo y la Sima (Albacete), a poca distancia del límite de la provincia con Jaén. Se trata de un ejemplar que había sido reintroducido en el área de Jaén para contribuir en la recuperación de esta especie en la zona, una circunstancia que agrava aún más este suceso.

Este es un acto que difícilmente puede ser calificado como un accidente ya que este ave necrófaga es imposible de confundir con ninguna otra susceptible de ser cazada. Los análisis realizados al ejemplar de quebrantahuesos abatido han señalado que se trataba de un ejemplar sano, sin estar afectado por venenos u otros tóxicos. En este sentido, la mayor amenaza a la que deben hacer frente los quebrantahuesos son los cebos envenenados o las intoxicaciones por plomo ocasionadas por los proyectiles de caza.

Sin embargo, la caza o los disparos deliberados parecía que habían sido desterrados para siempre como una amenaza para el quebrantahuesos. A pesar de ser un hecho aislado, lo cierto es que sucesos como este pueden comprometer la viabilidad de los planes de reintroduccón de la especie en esta zona, además de comprometer los esfuerzos económicos necesarios para lograr esta meta. Desde que se iniciaron las primeras sueltas en 2006, son ya 44 los individuos de esta rapaz que se han soltado en los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra de Castril.

Estas aves son seguidas con atención ya que los ejemplares reintroducidos cuentan con seguidores y marcadoras GPS que los posicionan en el territorio en el que se encuentren. Los quebrantahuesos liberados en el marco del citado plan de reintroducción proceden de la reproducción en cautividad del Programa Europeo de Especies Amenazadas (EEP) del que forma parte el Centro de Cría de Cazorla, en la provincia de Jaén, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y gestionado por la Fundación Gypaetus.

Fuente | Hora Jaén
Fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *