11 febrero 2016 Peligro de extinción, Salvajes

grulla

La protección de más de una treintena de especies de animales y plantas se ha transformado en una de las últimas bazas en la lucha contra la instalación de un cementerio nuclear en el municipio conquense de Villar de Cañas. El Gobierno de Castilla La-Mancha intentará paralizar dicha construcción argumentando que dichos terrenos están muy próximos a la Zona de Especial de Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) del espacio Natura 2000 Laguna de El Hito.

En total se han identificado en dicho territorio “hasta 19 hábitats y 13 especies de interés comunitario, así como hasta 33 especies incluidas en la Directiva comunitaria sobre aves, para las que es necesario establecer medidas de conservación”. Por otro lado hay que añadir cerca de 80 aves migratorias con presencia estable, aunque estas no han sido incluidas en el informe, aunque también requieren protección.

Algunas de las especies sobre las que se hace un llamamiento especial para rechazar la construcción del cementerio nuclear son el flamenco, el milano negro, el buitre leonado, el halcón peregrino, la grulla común, la avutarda o el búho real. Aunque no sólo se mencionan aves exclusivamente, ya que también se incluyen diversas especies de peces, invertebrados y mamíferos que también son susceptibles de protección.

La intención del Gobierno de Castilla-La Mancha es que los criterios de protección de estas especies se impongan a los del Ejecutivo central para impedir la construcción del almacén de residuos nucleares. La única forma en la que el Gobierno podría sortear estos los criterios medioambientales serían que las obras fuesen decretadas como “de interés general”. Una posibilidad remota, pero que permitiría ignorar los criterios de protección de las especies protegidas en dichos terrenos.

Vía | eldiario.es
Fotografía | Jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *