19 febrero 2016 Salvajes

herrerillo

La construcción de comederos para colocarlos en nuestros jardines o zonas de campo próximas a nuestro hogar es una forma excelente de ayudar a las aves y observarlas al mismo tiempo. En los meses de invierno muchos pajarillos necesitan comida extra para sobrevivir y los comederos son una posible solución para ese problema. Herrerillos, mirlos, gorriones o petirrojos son algunos de los visitantes de estos “restaurantes” para aves.

Ahora, como todo es necesario hacerlo bien y construirlos de forma adecuada para garantizar la salud de las aves que se acerquen hasta ellos. SEO/Birdlife ha publicado una serie de consejos para mejorar la salud de los pájaros que visitan nuestros comederos y evitar el contagio de posibles enfermedades entre ellos.

Evitar la concentración de aves

El hacinamiento es un caldo de cultivo excelente para la propagación de enfermedades. Para evitar este problema, es aconsejable que los comederos estén dispuestos de forma que eviten las grandes concentraciones de pájaros. Para ello, es conveniente que entre un comedero y otro, exista una distancia suficiente, de forma que las aves tengan su espacio y se consiga evitar los contagios en caso de que alguna de ellas esté enferma. Además, espaciando los lugares reduciremos el posible impacto de depredadores o vándalos.

Limpieza de la zona

Limpiar la zona donde estén ubicados los comederos es vital para evitar las enfermedades o infecciones, sobre todo en el caso de jardines. Las deyecciones de las aves y los posibles residuos que pueden dejar en sus visitas a los comederos deben ser retirados de forma periódica, de forma que no se creen situaciones de insalubridad, tanto para los pájaros como para los seres humanos. Además, los propios comederos también deben ser limpiados y esterilizados para evitar la propagación de enfermedades.

petirrojo

No capturar a las aves enfermas

Para alguien que no sea un experto, distinguir un ave enferma de otra que no lo está puede ser complicado. En este tipo de situaciones, lo mejor y más sensato es dejar a las aves tranquilas y no intentar capturarla para tratarlas. A pesar de que existen centros especializados, lo mejor en este caso es intentar prevenir este tipo de situaciones y dejar a la naturaleza que actúe por su cuenta. Si creemos que nuestros comederos pueden ser foco de enfermedades, lo mejor será proceder a retirarlos para atajar el foco de infección.

Por último y más importante, además de ayudar a las aves a pasar el invierno, nos beneficiamos de la observación de tan simpáticas y bellas aves.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *