27 julio 2017 Peligro de extinción, Salvajes

lince

El año 2017 no está siendo uno de los mejores para el lince ibérico. En lo que va de año las muertes por atropello ya han igualado a todas las que se produjeron en 2016, lo que supone un grave repunte en esta causa de mortalidad para esta amenazada especie. Esta supone la principal causa de muerte del lince ibérico, y los 12 atropellos que se han experimentado hasta la fecha no auguran nada bueno de cara a la recta final del año.

Además de esta circunstancia, este año hay que añadir el grave incendio que afectó a Doñana y al centro de cría El Acebuche. Una situación que también ha perjudicado a la especie y que se suma a la lista de “desgracias” vividas por el lince ibérico en lo que va de 2017. Y eso que el año comenzaba con optimismo, al haberse registrado el mayor número de nacimientos de lince en cautividad de la historia. Sin embargo, dicha noticia palidece ahora con las muertes que están sufriendo por los atropellos.

Precisamente esta causa de muerte del lince ibérico es una de las más difíciles de erradicar ya que entran en juego multitud de factores que resultan complejos de controlar. Las carreteras atraviesan los territorios del lince y corresponde a los conductores desplazarse por estas vías de forma responsable, algo que parece complicado de lograr en el corto plazo y que necesitaría de incentivos, pero sobre todo, de una mayor concienciación.

Sin embargo, que las carreteras atraviesen estos territorios es sin duda el mayor problema, algo que parece complicado que pueda eliminarse. Lo que sí es una realidad es que este goteo de muertes contribuye a debilitar la especie y a echar por tierra los esfuerzos realizados por los planes de reintroducción de lince ibérico, sin olvidarnos de todo el dinero perdido que supone cada una de estas muertes.

Fuente | El Dirario.es
Fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *