4 julio 2017 Noticias

Perro

Del Festival de Yulin ya hemos hablado en múltiples ocasiones. Se trata de un evento celebrado en Asia en el que predomina un tipo de comida bastante curiosa: la carne de perro. También hay carne de gato, aunque esta es menos habitual. Durante los últimos meses las asociaciones animalistas han estado trabajando con el fin de evitar la celebración del festival, aunque todavía no se ha conseguido por completo. Eso sí, se llevan a cabo otro tipo de actividades con el fin de minimizar el daño que se hace a los animales.

El último suceso en este sentido ocurría al lado de Guangzhou, China, donde se encontraba un matadero de perros y gatos. Lo que no sabían los dueños de las instalaciones es que un grupo de activistas comandados por Humane Society International iban a actuar con el fin de salvar la vida de 1.000 animales. La operación duraba más de nueve horas de negociaciones e incluso una determinada cooperación con la Policía Local, aunque al final se pudo conseguir el objetivo.

Lo que se hizo fue más o menos sencillo: los activistas bloquearon durante horas un camión que transportaba perros y gatos. De hecho, también se descubría que el conductor no tenía certificados de salud para los animales, un requisito que se solicita con el fin de mantener las leyes vigentes contra enfermedades animales en China. De hecho, esto último fue lo que permitió que el conductor se viera obligado a entregar a los animales a los propios animalistas, salvándolos de una muerte segura.

A destacar que, según los informes posteriores, los animales estaban muriendo de hambre y como víctimas de las enfermedades que se estaban propagando en el lugar. Afortunadamente, gracias a la actitud de los participantes en la operación y de las propias autoridades se ha podido evitar un destino atroz.

Vía | iHeartDogs
Foto | Wikimedia Commons – Victorgrigas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *